Visibilizar las aguas subterráneas: la digitalización al servicio de la gestión del agua

Visibilizar las aguas subterráneas: la digitalización al servicio de la gestión del agua
  • Las aguas subterráneas se han convertido en un verdadero tesoro “invisible” de los territorios, especialmente aquellos en situación de estrés hídrico.
  • La digitalización permitirá afrontar de forma más sostenible la gestión del ciclo del agua, facilitando calcular el estado de los acuíferos y mejoras en los sistemas de regadío.

Las aguas subterráneas son aguas que se encuentran bajo superficie del suelo en la zona de saturación y en contacto directo con el suelo o el subsuelo, y suponen cerca del 30% del total del agua dulce con la que contamos en la Tierra. Aún así, son las grandes desconocidas. De hecho, la Unión Europea dedicó una campaña de información para difundir la importancia que esta reserva de agua supone para la gestión del ciclo integral del agua.

Localizada en los acuíferos, su volumen puede variar según las condiciones meteorológicas, las tasas de explotación del recurso hídrico y sus tasas de recarga. Por esto, se rige igualmente por las condiciones meteorológicas que influyen en la zona. Por ejemplo, en época de fuertes lluvias puede aumentar la tasa de recarga y, en una época de sequía como la actual, podría bajar el nivel del agua, si se mantiene esa tasa de explotación del recurso hídrico.

Las previsiones que ha vaticinado la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) dibujan una primavera más cálida de lo habitual y tampoco especialmente húmeda, salvo en zonas de la vertiente atlántica del país. Por esto y como se viene señalando desde la comunidad científica, las empresas e instituciones, resulta necesario avanzar en la digitalización del agua para conocer más y mejor las condiciones y posibilidades de explotación de nuestros recursos hídricos.

Estas aguas invisibles -las subterráneas- cuentan con el hándicap de la falta del desconocimiento sobre su estado real. Por ello, existe una apuesta decidida en Europa por la protección de estas aguas subterráneas debido a su influencia en la preservación del medioambiente local, como su capacidad como recurso estratégico. Una seña de esto es la aprobación en el año 2000 de la Directiva 2000/60/CE conocida como Directiva Marco del Agua (DMA) que, entre otros puntos, establece la obligatoriedad de diseñar programas de seguimiento y control que proporcionen información suficiente para evaluar el estado de las masas de agua subterránea.

El papel de las aguas subterráneas es fundamental en el día a día. La evidencia científica ya ha demostrado que pueden amortiguar un tercio de las pérdidas de crecimiento económico mundial causados por los largos períodos de sequías, al igual que aseguran el abastecimiento de agua en las zonas de mayor estrés hídrico. Los datos también indican que el agua subterránea supone el 43% del agua destina a riego a nivel mundial, además de representar cerca de la tercera parte del agua consumida por el ser humano.

Las nuevas tecnologías para la gestión del ciclo integral del agua
Suponen un seguro ante las inclemencias del cambio climático, pero la falta de conocimiento sobre su estado real puede conducir hacia su sobreexplotación o un uso poco sostenible. El estudio de las aguas subterráneas se ha basado en el sondeo de pozos que, si bien informan de la calidad del agua y el nivel al que se encuentra en el subsuelo, solo se consigue estimar de forma indirecta la situación del almacenamiento de los acuíferos o la circulación del recurso hídrico. El uso de herramientas tecnológicas, como las imágenes aeroespaciales, y el sistema propio de la digitalización del ciclo del agua representa una gran oportunidad en la gestión, control y seguimiento del uso del agua.

La incorporación de las nuevas tecnologías al estudio del ciclo del agua permitirá identificar el estado de este recurso para distintas explotaciones agrícolas, con una mayor capacidad de mejorar el proceso de obtención del agua y su uso, calculando, por ejemplo, el estado de humedad del suelo, con el consecuente despliegue de medidas de forma más eficiente en regadíos y explotación agrícola. Al igual que se conseguirá calcular el volumen de agua extraído en una zona y evaluar el impacto de las medidas en la buena gobernanza del agua.

Implantando sistemas de digitalización del ciclo del agua se pretende avanzar hacia una gestión de los recursos hídricos y la lucha contra el cambio climático.

Comparte y crea conciencia.
StepbyWater

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *