Más valor para el agua

Más valor para el agua

Con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebra hoy, 22 de marzo, la ONU recuerda a la humanidad su valor. O lo que es lo mismo, nos recuerda, una vez más, la importancia de dotar al recurso del valor que le corresponde como bien indispensable -y escaso- para la vida.

Porque, aunque en gran medida, no seamos del todo conscientes de su escasez, el agua es un recurso que no fluye de manera inagotable. El agua, como bien vital y limitado, requiere que la pongamos en valor y que la dotemos de toda la atención que merece. Proteger el agua y velar por su sostenibilidad debiera ser algo más que una llamada de atención. Algo más que un compromiso. El agua requiere atención, firmeza y contundencia. Pasos decididos.

Evitar una tragedia relacionada con el agua requiere que la valoremos. Y requiere acción política, empresarial, académica e investigadora, y conciencia ciudadana para que lo que hoy es aún una llamada de atención, no se convierta en un futuro próximo en una crisis humanitaria y, cuanto menos, en una tragedia.

Este mismo mes, ONU Agua, daba a conocer su informe de progreso relativo al ODS 6, agua y saneamiento para todos. Y lo cierto es que no parece que hayamos dado grandes pasos para conducir a buen puerto un objetivo vital y estratégico para la vida misma. Si antes de que la pandemia pusiera en jaque nuestro sistema de producción y nuestro modelo de vida, el escenario y las políticas emprendidas para garantizar agua y saneamiento corrían el riesgo de resultar insuficientes; ahora corremos el riesgo de fracasar en nuestro propósito. No dotar al agua del valor que requiere es, de alguna forma, condenar a la humanidad a su insostenibilidad. Es obviar la importancia del agua como fuente de vida.

El incierto futuro del ODS 6 representa un futuro incierto e impracticable no solo para nuestra sociedad y nuestra economía. El fracaso en el cumplimiento de los objetivos y metas del ODS 6 serán un fracaso para la humanidad en su conjunto.

La alianza StepbyWater, impulsada por más de una veintena de organizaciones empresariales y civiles, con el apoyo del Gobierno y los municipios de España, es consciente de la importancia de que, con respecto al agua, hace falta más valor. Dotar al recurso de más valor es dotar a la humanidad de una mayor esperanza en que un futuro sostenible es posible. Articular un plan de acción y reconstrucción a cualquier nivel y desde todas las instancias, que valore al agua como bien indispensable, es articular mecanismos de respuesta y anticipación ante los riesgos que acechan a la humanidad.

El valor del agua es incuestionable. Incalculable. Innegable. Y, con nuestras acciones, debemos asegurarnos de su correcta utilización. De su eficiencia. Y de la optimización del recurso. Dotar de valor el agua es armarnos de valor de cara a nuestro futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redimensionar imagen
Contraste