En el Día de la Tierra

En el Día de la Tierra

Un año más, como cada 22 de abril desde hace 50 años celebramos el Día de la Tierra. Pero este, en 2020, es especial. Ya que este medio siglo que debería haber sido de celebración, se ha convertido en una seria advertencia para la Humanidad.

En una Era en la que controlamos el átomo, nos aventuramos con la genómica e intentamos desentrañar el Big Bang. En la que andamos nuestros primeros pasos con la nanotecnología, la biotecnología, la computación cuántica y la inteligencia artificial. En la que creemos que nuestro saber controlará la Naturaleza se nos ha olvidado constantemente proteger nuestra casa: la Tierra.

Y en esto llegó un agente infeccioso microscópico acelular de pocos nanómetros de tamaño, al que llamamos virus, que ha paralizado la Tierra. Sí, a la especie dominante de este macro ecosistema que es nuestra casa en el Universo que llamamos Tierra, y que es una preciosa anomalía repleta de agua, y a la que tanto maltratamos. Mientras buscamos una solución sobre cómo pararlo, el planeta está «reparándose» medio ambientalmente. Y los ecosistemas, aprenden. Esta es una lección que debemos aprender conjuntamente para evitar futuros riesgos.

Nos toca (re)aprender un nuevo camino

Y nos toca aprender, individual y colectivamente, a pesar de los negacionistas climáticos y quienes simplemente piensan que esto no va con ellos. La esencia de nuestra alianza está basada en hacer una llamada a que tratemos el agua como el vector para una convivencia sostenible con el planeta. Pero no solo a ella, sino a todo el conjunto de factores que aseguran nuestra continuidad civilizatoria de una forma sostenible para el planeta.

En estos días dolorosos, por las pérdidas que estamos soportando, y por los cambios que vendrán a continuación en el plano social, político y económico (este va a ser especialmente duro), no caben más dilaciones. El Covid-19 nos ha recordado que no tienen sentido las fronteras. No perdamos el tiempo creando otras nuevas.

Tenemos una oportunidad de crear una nueva relación con nuestro planeta para nuestra viabilidad como especie. Y tenemos un manual para hacerlo: la Agenda 2030 de la ONU. No nos olvidemos en el Día de la Tierra que cuidarla debe ser nuestra primera premisa.

No vamos a desperdiciar esa oportunidad, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redimensionar imagen
Contraste